Sí, a mí también me gustó. Tiene su puntillo el condenao...